En el mundo de los negocios los hombres más importantes tienen por lo menos una cosa en común

historias 1070 Visitas

En el mundo de los negocios los hombres más importantes tienen por lo menos una cosa en común y es que los que no están solteros disfrutan de tener una excelente compañía.

Nos complace presentarte una selección con las fotografías de las chicas que hasta se han casado con varios de los hombres más poderosos del momento. La primera es la esposa de Gates, Belinda.

Cuando Priscilla Chan conoció al creador de Facebook supo de inmediato que en ese hombre había algo especial y es que sus citas siempre fueron las más originales. Es genial.

De acuerdo con lo que pasó después nos queda claro que esto funcionó muy bien y es que hasta terminaron casándose en el patio de la casa de ambos junto a sus familiares.

Astrid Menks era una de esas mujeres que siempre tenía algo bueno para decir y por eso solía ser una de las invitadas en los eventos que organizaban en su universidad. Era grandioso.

Años más tarde conoció a Warren quien supo de inmediato que se trataba del amor de sus vidas. Todos vieron venir que estaban ante un caso real de amor eterno. Era algo conmovedor.

Lucinda y Larry Page eran los mejores amigos durante sus años de estudiantes y pese a que tenían tantas cosas en común jamas imaginaron que se terminarían casando varios años más tarde.

La ventaja en este tipo de relaciones es que cada uno tiene una idea bastante clara sobre las costumbres del otro de manera que pueden funcionar incluso cuando están viviendo bajo el mismo techo.

Mackenzie y Jeff Bezoa se conocieron durante unas vacaciones de verano, ambos se encontraban en una de las playas más bonitas del país y seguramente fue eso lo que hizo que se entendieran tan bien.

El objetivo de ellos dos era convertirse en un compañero fiel para el otro de manera que ahora iban a poder criar a sus hijos juntos y cubrirían el cielo con nubes de amor y pasión. Era algo maravilloso.

El amor es uno de los sentimientos más extraños que existen de manera que un día puede estar ahí y ser muy intenso pero entonces al día siguiente todo se convierte en un desastre y se acaba y es precisamente eso lo que hay que prevenir.

Con lo anterior nos queda claro que el amor y los negocios se pueden mezclar siempre que poseas la iniciativa.

Compartir

Comentarios